Arranca de raíz los callos de los pies con solo ponerte este ungüento por 15 minutos: Deja tus talones como piel de bebe

Los remedios caseros para los pies nos ofrecen una gamma amplia de diferentes remedios con distintos ingredientes para combatir los hongos, remover las células muertas y evitar otras alteraciones de los problemas que los hace cambiar la apariencia de sus pies. Entre estos se destacan un tratamiento de aspirinas y jugo de limón, conocido en muchos lugares por su gran capacidad para exfoliar, limpiar o depurar y suavizar hasta las áreas más duras de la piel.

Las aspirinas son un medicamento de tipo analgésico y anticoagulante que se emplea para aliviar los dolores de cabeza, la fiebre y algunas dificultades de la circulación, esta es utilizada por el mundo entero para prevenir enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebro vasculares (ACV). A pesar de que estas son sus aplicaciones más reconocidas, en la actualidad se utiliza como un componente para la estética y salud de la piel. Esto se debe a que sirve para combatir efectivamente el acné, las manchas y otras impurezas que se van quedando adheridas en la superficie dérmica de la piel.

Adicional a esto, gracias a su composición, es muy efectiva en el control de los hongos de los pies y las uñas, debido a que reduce su crecimiento y controla la sensación de comezón que suelen ocasionarse en esta ocasion. Posee una alta concentración de beta-hidroxiácido, un componente liposoluble que suelen utilizar las compañías cosméticas para la preparación de cremas y lociones exfoliantes.

Concentra también con sustancias anti-inflamatorias y calmantes que ayudan efectivamente a disminuir la tensión y el dolor de esta parte del organismo, en especial tras un día cargado de actividad física, que resulta agotador. Por si fuera poco, sirve para aclarar todas las manchas oscuras que, como muchos tienen reconocimiento, se pueden formar en los pies por la exposición al sol, las toxinas y el contacto con diversas superficies, ya sea por traumas o escoliaciones.

Detalles para elaborar este remedio casero

Si observa que tus pies tienen durezas, grietas o cualquier imperfección en su piel, no dudes en probar este maravilloso tratamiento para mejorar su aspecto, condición en cualquier momento. Sus ingredientes son muy fáciles de conseguir y puesto que no son agresivos, son perfectos para todos los tipos de pieles. De hecho, su aplicación regular disminuye la proliferación de hongos y bacterias, previniendo el desequilibrio en el pH de su piel y malos olores.

Ingredientes:

  • 5 aspirinas
  • El jugo de un limón
  • 1 piedra pómez

Instrucciones:

Con la ayuda de un mortero o pilón tritúralas aspirinas hasta obtener un polvillo. En caso de no contar con un mortero, humedécelas con una pequeña cantidad de agua y aplástalas con un tenedor u objeto un tanto pesado. Agrega el polvo obtenido en un recipiente y, a continuación, agrégale el jugo de un limón. Mezcla todo por unos minutos, hasta obtener una pasta espesa y homogénea. Con la cual realizaras el tratamiento. Si ve que está demasiado reseca, agrégale más limón o una cucharada de agua más.

Modo de uso:

Enjuaga los pies para mover la suciedad acumulada en su superficie. A continuación, extiende una fina capa del producto sobre las áreas más afectadas debido a los callos y hongos. Espera que actúe de 20 a 30 minutos y enjuaga con abundante agua tibia preferiblemente.

Luego, frota las zonas con una piedra pómez para eliminar la piel muerta, dura, que se desprende. Retira las células muertas con agua, esta debe ser tibia y seca adecuadamente los pies. Repite el proceso 2 o 3 veces a la semana para obtener los resultados deseados.

Leave a Reply