Este vegetal ha dejado las industrias en crisis, cuando sepas lo que hace, no dudaras 1 minuto en compartirlo

El rábano es un vegetal que se ha venido usando desde hace siglos para curar distintas enfermedades. Es particularmente eficaz para dolencias hepáticas, tiroides, alergias, vesícula, sinusitis, problemas en la piel y trastornos digestivos.

En relación a la piel, los rábanos rejuvenecen los tejidos, devolviéndole a la piel su aspecto saludable. En lo que concierne al aparato digestivo, ayudan a incorporar de manera eficaz los alimentos, al mismo tiempo eliminan toxinas que intoxican nuestro cuerpo y combaten la pesadez estomacal.

Asimismo, el hígado también se ve beneficiado por los rábanos, ya que contribuye a que este cumpla con su principal función, que es depurar el organismo y también disolver piedras en la vesícula. Desinflama los senos nasales, de modo que es un aliado a la hora de combatir la sinusitis.

Es excelente como laxante suave para evitar el estreñimiento y normalizar la flora intestinal. Junto con los rábanos, se recomienda beber 2 litros de agua al día. Como vemos el rábano es muy bueno como depurativo y para combatir alergias. Disuelve cálculos, elimina toxina y desintoxica el cuerpo.

La fibra que contiene ayuda a la absorción del colesterol y de las grasas saturadas propias de las comidas procesadas. Al absorber los azúcares excedentes que luego se transforman en grasa, evita que se acumulen en nuestro cuerpo.

Tiene alto contenido en yodo, que es un mineral indispensable para regular el funcionamiento de la glándula tiroides. Consulte a su médico en caso de estar tomando medicamentos. Su importante aporte de Vitamina C, lo convierten en un antioxidante natural que ayuda a la oxidación de las grasas y evita el desgaste prematuro en células y tejidos; al mismo tiempo que regula el flujo sanguíneo.

Debido a su incidencia en la sangre, ayuda a combatir las anemias. Distintos tipos de rábanos: En los mercados, dependiendo de la estación, podemos encontrar el rábano chino o japonés, el rábano negro y los rabanitos.

En todos los casos, los distintos tipos de rábanos contienen las mismas propiedades y beneficios, aunque muchos prefieren los rábanos negros para tratar los cálculos renales y los problemas relacionados con el hígado.

Para este caso particular, te ofrecemos la siguiente receta:

Licua 5 rábanos en el jugo de 2 limones y bebe este preparado durante 20 días. Acompaña este tratamiento con 2 litros de agua al día.

Para tratar la sinusitis, bronquitis y artritis, utiliza este batido: 4 rábanos, 1 trozo de jengibre, 4 cucharadas de miel, Jugo de 4 limones, ½ vaso de agua

En la licuadora coloca los rábanos junto con el resto de los ingredientes. Forma un batido espeso y guárdalo en un recipiente con tapa. Toma 1 cucharada de la preparación entre 3 y 4 veces al día.

Loading...

Leave a Reply